COMILLAS - TOLEDO

TORCUATO RUIZ FOTO EN ALGUN LUGAR

COMILLAS (Cantabria)

 

La villa de Comillas, declarada conjunto historico-artistico, una de las localidades más emblemáticas de Cantabria y una de las más interesantes desde el punto de vista arquitectonico, cuenta con edificios muy importantes del modernismo, como el Palacio de Sobrellano, la Universidad Pontificia y como no El Capricho de Antonio Gaudi, declarado monumento histórico-artístico en 1969. Gaudi tiene tambien una obra interesante en Comillas que es la Puerta del Moro o Puerta de los Pajaros, en esta puerta como en la mayoria de sus obras huye de las aristas y le da formas redondeadas, la puerta tiene tres vanos uno para coches otro mas pequeño para personas y uno redondo el la parte alta para los pajaros, de aqui su segundo nombre, fue construida en en el 1900.

Comillas tiene una preciosa playa que todos los veranos atrae a miles de turistas, y lugares tan representativos como la Plaza del Corro de Campios junto a la iglesia y la fuente de los cuatro caños.

Destaca la arquitectura popular y las casonas con sus escudos, propias del linaje de la epoca, sus calles empedradas invitan a descubrir por el visitante cada rincon de la villa.

El cementerio dominando las ruinas del viejo monasterio gotico, es uno de lo mas representativo del paisaje de Comillas.

El enclave natural costero es uno de los mas variados y mejor conservados del litoral cantabrico, desde el monumento al Marques de Comillas hay una excelente vista del del pueblo y el mar, levantado en 1980.

A finales del siglo XIX llego a Comillas la influencia de la arquitectura inglesa y como consecuencia de ello nos encontramos con un espectacular edificio construido entre 1899 y 1902 para El Duque de Almodovar del Rio, en el paraje conocido como El Prado de San Jose, hace un contraste espectacular con El Palacio de Sobrellano o el propio Capricho de tendencia modernista.

 

TOLEDO

 

Toledo es una ciudad en la que la labor artesana forma parte de sus gentes y su cultura, bañado por el Tajo desde el parador se contempla toda la cuidad con unas vistas impresionantes.

Productos como el mazapán o las espadas y los damasquinados otorgan a Toledo una fama mundialmente reconocida. Los talleres aún siguen trabajando de forma artesana, con técnicas heredadas de padres a hijos desde tiempos inmemoriales.

El barrio judio, con sus estrechas callejuelas y sus empinadas cuestas, invita al visitante a vivir la epoca de la edad en el lugar, en el que pueden encontrar monumentos como El Museo del Greco, La Sinagoga de Santa Maria la Blanca, la Iglesia de Santo Tome, el Mirador de la Virgen de Gracia o el Puenta de San Martin entre otros.

El acero toledano aunque ya se conocia es en el siglo XVI cuando su fama adquiere su mayor esplendor la firmeza del filo y la flexibilidad de la hoja, así como la empuñadura con diversas técnicas de grabado hicieron de las espadas de esta ciudad un arma blanca de gran reconocimiento. Actualmente la mayor parte de la producción de espadas va destinada al turismo, con reproducciones como la de la Tizona de El Cid.

El origen del mazapán en Toledo se atribuye a las monjas del convento de San Clemente, cuando los árabes habían asediado la ciudad, a principios del siglo XIII. Hoy lo han convertido en el típico dulce artesano de la ciudad.

Toledo ha sido lugar de nacimiento o residencia de artistas como Garcilaso de la Vega o El Greco entre otros muchos. Es patrimonio de la Humanidad desde 1987, cuenta con monumentos de interes como el Monasterio de San Juan de los Reyes, gotico del siglo XV o la Catedral de Santa Maria gotico del siglo XIII.

Si visitais Toledo os recomiendo el Restaurante Plaza Mayor, buena comida y buen servicio.